Ceremonial del Espíritu Navideño

 

Cada Navidad es un renacer para el alma. Celebrando el nacimiento de Jesús, nuestro gran maestro, también celebramos el nuestro propio, reconociéndonos como cristianos ante su venida.

 


En cada ceremonial, se hace presente el Espíritu del Cristo para transmitirnos su mensaje de paz, amor y armonía, inculcándonos el valor y coraje desde la unión para realizar una celebración desde el despertar.

 

 


Se vive como una verdadera fiesta, que a su vez se caracteriza porque los participantes deben traer en un papel anotados todos los pedidos que desean, desde lo más profundo de su ser, que se hagan realidad a partir del nuevo año que comenzará, ya sean anhelos espirituales, emocionales, materiales y demás.

 

 

Este pedido debe llevar una oración metafísica muy importante que debe acompañar los deseos:


“Padre, deseo:
…………………………………..
En armonía perfecta para todo el mundo, de acuerdo a la voluntad divina bajo la gracia y de manera perfecta. Gracias Padre por habérmelo otorgado”.

 

 

También se completa con distintas sorpresas durante la jornada que ayudan a elevar nuestro propio espíritu con una alta vibración.


Los participantes son recibidos de forma individual donde su pedido es purificado a través del fuego de transmutación (mirra, incienso, benjui, etc.) y depositados en la caja navideña.

 

 

Al finalizar, se vive el descenso del Alma del Cristo para fortalecernos
desde la templanza interior y recibir la Bienaventuranza.

 

 

Los esperamos para vivir una noche mágica llena de bendiciones
y con la participación del maravilloso Espíritu Navideño!