Gloria y Resurrección


En este ceremonial se vive la gloria desde el alma, el verdadero regocijo interno acompañando la libertad y resurrección de Jesús. Gracias a su accionar es que podemos aquí y ahora discernir entre la luz y oscuridad, haciendo la elección del camino saliendo de la dualidad.


En esta experiencia entendemos y concientizamos las palabras del Maestro: “YO SOY la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera, vivirá. Y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás”.

 

 


Es un gran acto hacia el hombre el que Jesús haya pasado esta gran prueba, es bueno que entendamos que Él nunca murió, sino que realizó un gran cambio de estadío de conciencia, y todos aquellos que deseen ser parte con él, podrán accionar de la misma manera.

 

 

La Semana Santa es la celebración dentro del cristianismo de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazareth.

  • Jueves Santo:

    El Jueves Santo, se recuerda cuando en el Monte de los Olivos Jesús vive, concientemente y de manera anticipada, su Pasión y su Muerte. Es cuando se vive la Última Cena que Jesús tuvo con sus apóstoles, a quienes en ese mismo momento se les da el conocimiento sobre lo que iba a pasar en los próximos días.
  • Viernes Santo:

    Es un día de tristeza, ya que se recuerda la Crucifixión de Cristo. Si bien se vive desde su muerte, es importante reconocer desde el despertar que se vive como parte de la Misión que Jesús vino a cumplir, dándole salvación a la humanidad.
  • Sábado Santo:

    Es el día de Gloria, incluso el día que se realiza el Ceremonial en Energía Divina. Es el día también del silencio, ya que se utiliza para reflexionar sobre el interior propio. Se hace sentir la ausencia del Cristo desde lo material, pero se toma conciencia de qué más presente que nunca desde nuestra alma.
  • Domingo de Pascua:

    El domingo es el día más importante ya que se celebra la Resurrección de Cristo, lo cual es uno de los fundamento de la fe en Jesús, ya que en ella se basa la esperanza de la salvación del mundo. Este día es de gozo y festejo, ya que se concreta la liberación de los pecados a través de la Vida del Hijo de Dios.

 

Los esperamos para vivir la Gloria de la Resurrección del Cristo, entendiendo que nosotros podemos resucitar cada día viviendo renovaciones que surjan desde nuestra esencia!!