Trayendo el Cielo a la Tierra

Es un Ceremonial de Alta Espiritualidad, donde se aprende el Verdadero Arte de Vivir, que consiste en lograr trasmutar el sufrimiento terrenal para encontrar el camino que nos lleva hacia Dios, dejándonos ser desde la esencia.

 

El bien y el mal son simplemente estadios de conciencia que nosotros generamos, y también nosotros somos quienes decidimos en cuál de ellos habitar. Estos dos estados se reflejan metafóricamente hablando en Cielo y Tierra, ya que en el primero nos referimos a la etapa de Despertar en la luz ante los ojos de Dios y en la segunda a vivir apegados a lo material que nos corresponde en esta dimensión que habitamos.

 

 

Comúnmente se cree que el Cielo es el estadio que continúa a la muerte física, identificándolo con el lugar de mayor paz.  El objetivo principal de este ceremonial es entender, definitivamente, que no hace falta morir para vivir en el Cielo; sino que vibrando en un estado superior de conciencia, accediendo a otros planos, dejando de lado los apegos que nos mantienen perturbados en la Tierra y manifestando el amor divino podemos traer el Cielo aquí a la Tierra.

 

Con el trabajo interior que se plantea a través de este determinado accionar, llegamos a entender que el dolor no se puede transmutar, pero sí podemos dejar de lado el sufrimiento de este momento, liberándonos para habitar en la luz, en el amor de Cristo, y ya no pensar más en el después, sabiendo que lo primordial es el presente; y el Cielo debe darse aquí y ahora!

 

“El ayer es historia. El mañana es un misterio. El hoy es un regalo, por eso es llamado presente.”

 

Juntos, vivenciando este gran ceremonial y adquiriendo este gran conocimiento, accionaremos y trasmutaremos hoy, dejando atrás las mochilas, las culpas y los miedos que nos acompañan, y teniendo a Dios siempre presente a nuestro lado.

 

Armonización. Trasmutación del sufrimiento. Apertura de Conciencia. Cristo Interior.