Consultor Terapeuta Espiritual

 

El Consultor Terapeuta Espiritual comienza con tratar y trabajar su propia alma para poder tratar y trabajar con el alma de otros hermanos.


Dar de sí significa dar lo más preciado que hay dentro de uno mismo, usando todas las expresiones de las cuales se dispone para lograr el propósito.

 

 

Dar implica acrecentar la vida del otro y ambos compartir de esa energía.


El Consultor Terapeuta se prepara respetando y dominando al maestro Ego para así entender y comprender que Dios es justo, que Él nos da la capacidad de pensar, de actuar libremente y de tomar nuestras propias decisiones disponiendo del libre albedrío.


El Consultor guía a otros, no toma decisiones por ellos; no interfiere en las elecciones de los demás, porque sabe que Dios no nos abandona en nuestras equivocaciones y que siempre nos da una nueva oportunidad. Aquello que a veces interpretamos como algo negativo puede ser el comienzo de un beneficio futuro.


 

El Consultor Terapeuta Espiritual encierra muchos tipos de conocimientos en los cuales obtenemos la percepción y la canalización, para integrarnos a este nuevo mundo que ya está por comenzar.


Algunos de los innumerables conocimientos a tratar en el desarrollo del curso son:
Introspección a las Religiones, El Árbol de la Sabiduría, Las Siete Fases de Dios, El Arte de Vivir, Método Melquisedec, Guerreros de la Luz, Profecías y Relevaciones de hoy y del Nuevo Comienzo, El Cristo Cósmico, Los Elegidos, Aplicación y Ejercicios combinados, y muchos más.