Nuestra Misión

 

La Energía Divina es como un rayo de luz que recibimos desde el cosmos.

 

Debemos saber escuchar cuando recibimos una señal de nuestro Padre porque es algo único e irrepetible. Nosotros somos los hacedores de nuestro propio destino y este es el camino que nos conduce a Dios.

 

 

Tenemos que conocernos a nosotros mismos para poder encontrar el definitivo despertar de conciencia para poder salir de este mundo de apariencias que nos enseña con sufrimiento (sufro-miento) y dolor.

 

Cada uno de nosotros debe cultivar su propio jardín y así cultivar esta tierra fértil para que nadie pueda sembrar semillas malignas en ella y dándonos cuenta que es aquí y ahora el momento de cambiar.

 

Qué importantes son los cambios, cuando nos damos cuenta de lo equivocados que estamos, comenzamos a revertir los errores que nos sirvieron como aprendizaje, y así encontramos el amor.

 

El amor es Dios y Dios es amor. Allí donde hay amor Dios es evidente.

 

Amen cada vez a más personas y ámenlas cada vez con mayor intensidad. Transformen el amor en servicio. No existe ningún ser que no posea la chispa del amor.

El Maestro Jesús decía:
- “Ámense los unos a los otros”.

Amar es el camino correcto para respetar y respetarnos, y así emprender el camino del perdón y del entendimiento.

 

El conocimiento es libertad y es proporcional a la FE que pongamos en ello.

Para el desarrollo de la FE y el crecimiento de la comprensión, el requisito esencial lo constituye la pureza del corazón, puesto que forma la base misma del pensamiento y de los niveles de la conciencia.

 

Deseamos que no se den por satisfechos con solo escuchar nuestros consejos.

Queremos que reflexionen sobre todo aquello que escuchan de nosotros, para que justamente todo lo que quede impregnado en sus mentes luego pueda expresarse en las palabras, los pensamientos y las acciones que concreten. Esta es la única manera en que la verdad puede llegar a constituirse como un tesoro dentro de nuestros corazones. Sólo así podrá llegar a circular en las venas y llegar a manifestarse en todo su esplendor a través de ustedes.

 

 

El verdadero propósito de la búsqueda de la verdad es lograr la liberación por uno mismo, el anhelo deberá ser profundo y resistente. Entonces el ansia de conocer y experimentar la verdad puede llegar a convertirse en un proceso de unión.

Deben tener una mente ecuánime y no se preocupen por hacer o no hacer, por el éxito o el fracaso; el equilibrio debe permanecer inalterado por cualquiera de las dos circunstancias.

 

Es por todo esto que en Energía Divina tenemos el objetivo principal de DESPERTAR CONCIENCIAS. Y elegimos hacerlo a través de la transmisión del conocimiento. Este conocimiento es aquel que nos hace libres verdaderamente, porque libera nuestra alma de todas las ataduras emocionales y mentales que nosotros mismos nos generamos.

 

Deseamos desde la más profundo de nuestro ser, que cada uno logre la sanación en su integridad, para poder vivir una vida plena y feliz, más allá del aprendizaje que toque vivir a cada uno.

 

Energía Divina es más que un centro holístico, es más bien una filosofía divina de vida, en la cual el amor a Dios a través del amor y conocimiento de uno mismo, logra que nos sanemos, que evoluciones y principalmente, alcancemos la libertad del Ser.